17 de abril de 2015

MI LACTANCIA Y TODOS SUS TABÚES

Dedicado para todas aquellas mujeres que no pudieron dar de lactar, simplemente no quisieron hacerlo o a las que la lactancia no les resultó tan plancentera como pensaban. Dedicado a las que no lo logramos.

Hace una semana una amiga que acababa de dar a luz (y que por cierto sigue el blog) vino a nuestra casa a visitarnos y hablamos precisamente de este tema. Ambas coincidimos con que la lactancia nos resultaba una obligación y que no le hallábamos la ternura que todas las mamás del universo le encuentran.

Para mí la lactancia fue terrible. 
Para empezar tengo que contarles que yo traigo un trauma de mi adolescencia con respecto a la lactancia. Tengo como imagen mental a mi mamá dando de lactar, llorando de dolor y mi hermanito mamando con las mejillas ensangrentadas. Me causó tanta repulsión ver esa escena y sobretodo ver a mi mamá llorar, que se me fijó en la mente la siguiente afirmación: que la lactancia era dolorosa
Durante todo mi embarazo, como ya les conté en un post anterior sobre la metamorfosis de mis senos, la gente me torturaba diciéndome que debía "preparar" mis benditos pezones invertidos para que no sufriera al dar de lactar. Llegó entonces el momento de tener a mi bebé y es cuando el infierno del dolor se desató en mi vida, pero no por la cuestión de mis pezones, sino por otros tabúes.


Glándula mamaria
De pronto mis senos se volvieron rocas, rocones, piedras! Mis axilas estaban llenas de leche también, con bolas duras que no me permitían ni levantar los brazos. Me desperté ese día con un dolor agudo e insoportable, tanto así que mi novio tuvo que ir desesperado a comprar un sacaleches para aliviarme el dolor. Mientras me bajaba la leche en esas horas, mi hija lactaba como podía y cada vez que absorbía, yo sentía hasta calambres en las costillas. ¡ Qué dolor ! El primer minuto de succión me hacía retorcer de dolor, es cierto, pero tengo que confesar que después se volvía mecánico. Tan mecánico y tan natural que nunca despertó ese sentimiento de dicha que todas dicen. Yo daba de lactar porque debía de hacerlo, porque la leche es el oro líquido humano y un largo etcétera, etcétera, etcétera. Desde ese entonces le di de lactar a mi hija todo lo que pude, almacené toda la leche que pude y me esforcé al máximo, pero como hablaba con mi amiga (la que les conté al inicio), yo sentía que lo hacía por obligación. 

Mi amiga tiene planeado darle leche materna a su bebita lo más que pueda, mínimo los primeros seis meses, y ojo! no le da nada de fórmula. La tiene pegada todo el tiempo y aún así no le despierta ese sentimiento del que hablan todas. Yo por mi lado dejé de darle de lactar a mi hija a los tres meses. 
Por alguna razón, cierta o no, los días que le daba más leche materna a mi hija, eran los días que más vomitaba y se ahogaba con su reflujo. Pero no estoy hablando del reflujo común y corriente de cualquier bebé que los hace regurgitar, sino del reflujo puro y duro que se controla con medicación. Mi hija se ahogaba en las noches, hasta morada se le ponía la carita; y los días que lactaba mucho, vomitaba hasta las tripas. 
Recuerdo el último día que le di de lactar, ya se habían acabado las reservas de leche en el refrigerador y era hora de alimentarla. Mi novio veía el drama diario del llanto y los vómitos, así que ya me había dicho días atrás que no pasaba nada si le empezábamos a dar exclusivamente leche en fórmula; pero mi instinto maternal ( y la presión social) me decían que debía seguir intentándolo. La puse a mi pecho y empezó el drama, el llanto, los ahogos y los vómitos. Yo lloraba, mi hija lloraba y mi novio parado a nuestro lado con sus ojos gigantes diciéndonos que paremos ya. La quité de mi lado y le pedí que le preparara un biberón. Ese día vomitó poco y a partir de ahí no la volví a alimentar de mí. Le controlamos bien el reflujo con un sinfín de trucos y medicinas (hacerla dormir sentada, elevamiento de la cabecera de la cuna con libros, uso de leche en fórmula especial para el reflujo infantil, Domperidona, Biogaia, antiácidos, comidas pequeñas cada hora y mantenerla paradita en el fular más de la mitad del día). Una tortura!

Porteo
De todas formas yo sentí que fracasé y hasta el día de hoy tengo un mix de emociones en torno a mi experiencia con la lactancia. 
Yo entiendo que amamantar es un momento íntimo y propicio para promover el apego seguro, pero yo como psicóloga sé que no es el único. Hay infinidad de momentos en los que uno puede promover el apego con su hijo y practicar el contacto piel con piel, por ejemplo con el porteo. Yo siento que cuando cargo a mi hija y la llevo en el fular, mi día se ilumina. La escucho suspirar, la veo explorar el mundo, la veo dormir, le huelo el cabello, me mira a los ojos, se acurruca en mi pecho, es lo mejor que me pasa en el día. Supongo que eso es lo mismo que sienten el resto de mamás al dar de lactar a sus hijos, ¿no? Nuestro vínculo madre e hija se ve fortalecido no por el acto más primario como lo es la lactancia, sino por una alternativa también valedera como el porteo. 

La leche materna por otro lado es lo mejor que puede recibir un bebé, yo estoy de acuerdo, totalmente de acuerdo; pero la leche en fórmula no es ningún veneno tampoco. Veo en otros blogs de opinión cómo las mamás se expresan de la leche en fórmula, como si fuera basura, veneno, cáncer en polvo. Mi hija toma su leche antireflujo (que es súper espesa y densa) y no se ha muerto ni está creciendo con deficiencias. Es más, mi mamá contrajo una mastitis espantosa por allá en los años 80 cuando me tuvo a mí, y no existía doctor en la ciudad que la pudiera curar. Se le pusieron casi morados los senos y estuvo a punto que le amputaran el seno izquierdo. Nunca me dio leche materna, sólo un día, y les contaré que he crecido fuerte y sana, sin ninguna deficiencia. 
Entiendo que la tendencia sea volver a la lactancia materna exclusiva, pero tampoco deberían desmerecer o hacerle asco a aquellas que no pudimos o no quisimos amamantar. Es muy ofensivo y muy prejuicioso. ¡Una amiga hasta me dijo floja! Yo no critico a las mamás que dan de lactar a sus bebés hasta los 2, 3, 4 años; por lo tanto espero que me traten con la misma decencia y no me cuestionen por darle fórmula a mi bebé.

Algo que no sé si me causa rechazo o si simplemente me impacta, es la lactancia en público. Pero acá quiero ser clara: NO estoy en contra de la lactancia en público ni mucho menos, solo que me impacta verle los senos desnudos a las mujeres sin que sus hijos estén alimentándose. Un ejemplo claro es el que vi ayer: una señora que estaba amamantando a su niño en un centro comercial y que por alguna razón "se olvidó de subirse el sostén y bajarse el polo nuevamente". Su hijito estaba jugando con otro niñito y la señora lo jalaba para arreglarle el pantalón, y sí, con el seno al aire mientras tanto. 
El acto de lactancia para mí es importante y debería ser respetado, pero cuando NO se esté alimentando al bebé deberían ser más prudentes con lo que se muestra. Las personas que me leen de otros países de repente no entienden lo que yo estoy diciendo, pero les explico que esto que vi ayer en el centro comercial es muy común en mi país.  Acá en Perú tenemos mucha libertad para dar de lactar, la gente está acostumbrada y no hay morbo al respecto; pero eso de caminar por la calle con el seno colgando a mí no me hace ninguna gracia. 

Una amiga anti lactancia en público me dijo algo que me hizo pensar (no estoy de acuerdo con ella pero tiene alguito de razón): 
"Si la lactancia es un acto de amor, natural y de conexión; entonces hacer el amor también lo es".
Desde su punto de vista ella me explicaba que hacer el amor también es muy natural, que produce amor, conexión y además es cuando se crean a los hijos; PERO QUE POR ESO LA GENTE NO A VAN A TENER SEXO EN PÚBLICO. Me puso más ejemplos, como el dar a luz. El hecho de traer vida al mundo es incomparable y natural, PERO NO POR ESO TE VAS A PONER A DAR A LUZ EN PÚBLICO. La lactancia es amor puro, es también natural, pero que se deberían poner parámetros para hacerlo a la vista de todos. Ese es su punto de vista y hay que respetarlo también. Además me decía que se quiera o no se quiera, la lactancia está vinculada a los senos y los senos vinculados al erotismo. Mi amiga, un poco quemada la verdad, me decía que si en un mundo paralelo los hombres dieran de lactar por el pene, a nosotras las mujeres no nos gustaría verlos por las calles con sus miembros colgando así nomás! Bien quemada mi amiga, sí, lo sé, pero alguito de razón tiene en su locura jajajajajaja (me hizo reir mucho con eso último).
Una cosa que ella me decía y nos pasamos argumentando por varias horas, fue el tema del tabú de la lactancia en público para los adolescentes. Ella me decía que para un jovencito en pleno desarrollo con las hormonas revueltas, podría ser un estimulante ver un seno descubierto (ojo, sin un bebé lactando, o sea como el ejemplo de la señora que se olvidó de bajarse el polo). Yo en ese momento discrepé un poco porque acá en Perú estamos bastante acostumbrados a eso. Por ejemplo cuando fui a la playa en Europa a mí me impactó ver cómo las mujeres hacían topless delante de los chicos y de los adolescentes, sin causar ningún problema. Es parte de la cultura y cómo una sociedad se adecúa a ciertos parámetros. Bueno, eso creo.

¡Vaya! Tantos obstáculos y tantos tabúes que no se hablan de la lactancia, ¿verdad?.
Dentro de los pocos meses que amamanté a mi bebita, logré superar algunos obstáculos y me gustaría compartirlo con ustedes:

- Dolor de espalda y sentir que se te parte en dos. Para esto usé una almohada especial para la lactancia y ¡santo remedio! 



- Despertarme en las noches y sentir que parecía un maldito muerto viviente dando de lactar. Para esto me abastecí de leche materna para que mi novio pudiera dársela en biberón a nuestra hija mientras yo recargaba energías durmiendo. (Además que le daba el placer a mi hombre de poder alimentar a su hija!).



- Dolor en los pezones. Para esto me aseguraba que mi hija se posicionara bien y que cogiera toda la aureola de mi seno si fuera posible. Aunque cogiera poco, yo la retiraba y lo volvía a internar millones de veces. 



- Grietas en los pezones y sangrado. Felizmente nunca los tuve. Me lavaba con agua antes y después de lactar, dejaba mis pezones secar y me ponía mi súper crema para las heridas. 




En fin, como yo no pude amamantar a mi hija todo lo que debería, no pude experimentar muchas cosas, entre las placenteras y las dificultades.

¿Alguna que ustedes puedan contarnos?

1 comentario:

  1. Que lástima que hayas pasado por una experiencia tan traumatica, a mi me pasó igualmente, ya no sabía que hacer e investigue para ver como podía solucionar el dolor que generaba y entendi que todo esta en el agarre del bebe, UN BUEN AGARRE NO DUELE Y NO HACE DAÑO, admiro tu mamá por haber insistido aún con el dolor tan profundo que tenia pero lamento que no haya podido ser bien guiada, yo después de un mes de dolor y pezones agrietados lei el mejor consejo "la mejor posición para amamantar al bebe es donde TU Y TU BEBE ESTEN COMODOS" asi que puse manos a la obra he intente hasta que la consegui, la gente te puede dar consejos de cual es la mejor posicion pero eso solo puedes saberlo TU CON TU BEBE, despues de dos dias ya los pezones estaban totalmente curados y cada dia se hacian mas resistentes ahora no se siente ningun tipo de molestia, la leche materna es el alimento necesario para tu bebe,tu inmunidad a las enfermedades se las trasmites al bebe haciendolo inmune a el tambien, esta esterilizado, tiene la temperatura perfecta, no tienes que andar llevando teteros a ningun lado ni comprar leche de formula y ademas es GRATUITO, quienes esten sufriendo en el momento de la lactancia mi consejo es INVESTIGUEN y intenten hasta el cansancio que luego de la tormenta viene la calma aunque en el momento de la tormeta no parezca que haya un final. Busque paginas pro-lactancia y sigan los consejos que ustedes crean que puede ayudarles.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...